El corralón malagueño.

25 julio 2009

perchel 22

“(…) el sentido final de las estrategias globales de la burguesía era que estos dos espacios de las interacciones sociales debían desaparecer. La erradicación de las tabernas fue uno de los objetivos centrales de las ideologías de uno y otro signo. (…) la taberna era considerada como una de las inductoras de las desviaciones sociales (alcoholismo, riñas, homicidios eran asignados al haber de dichos espacios) pero, además, sin duda alguna, la taberna era un enemigo como lugar de difusión de las ideologías revolucionarias y (…) en ellas [al] obrero (Prat de la Riba, E., 1898)

Por su parte, el patio de vecinos o los corralones eran los espacios esenciales en la vertebración de la cultura popular. La misma exigüedad de los espacios de habitación, los cuartos conocidos popularmente como , obligaban a permanentes interacciones en el patio (…). Hombres y mujeres, niños y jóvenes convivían en multitud heterogénea…

(…). El corralón es también un espacio del tiempo no regalado, donde en cualquier momento puede saltar la fiesta que impide las asistencias asiduas al taller o fábrica, obvia subversión del tiempo de trabajo (tiempo propio dominado o determinado por otros) y de su necesaria continuidad opuesta a los ciclos y a las determinaciones derivadas de conductas sociales e individuales no sistemáticas.

(…) la vivienda unifamiliar que se propugna para el futuro barrio de Huelin señala el inicio de un proceso de ruptura consciente con aquellos espacios urbanos y formas de habitación (sistema de viviendas) que implicaban la comunicación y las interacciones colectivas masivas por un modelo que, inicialmente, individualiza a cada familia (…) y, ya más tarde (…) creará el individuo (…) caracterizado por el sentimiento de extranjería en el mundo de la vida metropolitana (Simmel, G., 1903) y cristalizará definitivamente en el individuo, prototipo característico de la sociedad postmoderna…”

La Málaga de ayer, no tan distinta a la de hoy.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

.-Fotografía: Corralón de Santa Sofía ’08 (Calle Montes de Oca, nº 6).

.-Texto: RUBIO DÍAZ. A., “El proyecto de ensanche y barrio obrero de Huelin, 1868-1870”, Revista de estudios regionales 41, 1995, 331-334

Anuncios

3 comentarios to “El corralón malagueño.”

  1. Salva Sánchez said

    Hola!!, es la primera vez que visito esta web y me ha parecido una excelente iniciativa y distinta, de mostrar rincones y tradiciones de nuestra ciudad, acompañándola de un buen texto y una amplia bibliografía propia de de alguien con inquietudes que siente por Málaga un cariño especial, aunque a veces, también le duela. Y si a todo ésto, le unimos unas fotos de ese calibre hacemos un compendio calidad-arte fusionable para el deleite de nuestros sentidos.
    Nota: no he tenido más remedio que enseñárselo al Director del Centro de Día para Personas Mayores, que por su puesto, le ha encantado, y en cuanto venga por aquí, Reyes, la Directora del Centro de Día “Málaga-Perchel” se lo muestro estará encantada con esta iniciativa popular en sus barrios, se vuelcan con todo tipo de actividades.
    Nota foto: ese corralón tan señero en Málaga tiene un encanto especial, pero el que ganó el certamen de Corralones del pasado Junio fue Trinidad, 85, creo que hice fotos de él,te las paso si eso, y ya las arreglas tú.

    un abrazooo!!!

    Me gusta

  2. Cristina said

    Mis bisabuelos paternos vivieron en el Corralón de la Muñeca, cerca del puente que comunica con la Avenida de Manuel Agustín Heredia. Lo derribaron hace unos seis o siete años para albergar en él un bloque de pisos. Me parece lamentable que lo hayan hecho, ya que se podría haber restaurado y conservado, como el del Barrio de la Trinidad. El mismo fin tuvo los corralones de la Barriada de El Bulto, en fin que la codicia del ladrillo está más por encima que del valor patrimonial de estas casas y demás edificios antiguos, ejemplo de una época de prosperidad que duró poco.
    Un saludo

    Me gusta

    • Efectivamente. Aquí todo es de usar y tirar, al menos para los que gobiernan. Es cierto que no se puede vivir anclado en el pasado, pero estos edificios bien remodelados hoy día bien podrían venderse como edificios de lujo, al lado del centro histórico, cercano a la playa y con un patio central de los que ya no se hacen.

      Cristina, gracias por participar.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: