Vampirito 2008

31 octubre 2010

 

Aprovechando la celebración de Halloween, fiesta que ha calado por completo en nuestra sociedad, os quiero presentar una de mis esculturas. Se trata de un pequeño vampiro de bulto redondo realizado en arcilla en 2008. Este se compone de cinco piezas unidas entre sí por palillos de madera que les da mayor sujeción al conjunto. El cuerpo central se vació para aligerar el peso de la imagen, hueco que quedaría posteriormente oculto por el manto. Con esta figura de 8 x 8 cm. quise alejarme de las líneas clásicas que hasta ahora me habían guiado, mostrando un individuo sedente de formas redondas y simples tan solo rotas por ciertos elementos angulosos como la capa, la nariz, la prominente barbilla o los colmillos, realizados estos últimos con papel. A pesar de la modernidad de su modelado, los elementos estéticos como el vestuario o el peinado, modelados o a veces simulado con pintura, nos recuerdan a un no muerto elegante propio de películas de Hollywood  interpretadas por Béla Lugosi en los años 40 y 50 del siglo pasado y que convirtieron en tópico la imagen de Drácula que nos ha llegado hasta ahora.

Para el color se utilizó pintura plástica tratada con cola y agua que asegura un mejor agarre a la arcilla. Los colores utilizados también buscan la simplicidad, de ahí que sean planos, sin matizaciones cromáticas.

La actitud del individuo es simpática y risueña, nada agresiva, pero los hilos de sangre que caen de sus dientes nos hace pensar en un niño intentando disimular la trastada que acaba de hacer.

Con esta actualización os deseo una feliz noche de Halloween, aunque también espero que en Carnavales no nos olvidemos del disfraz.

Como comenté, una de mis aficiones es el modelado en barro, actividad que llevo realizando desde hace algunos años. Hoy os quiero presentar un proyecto que empecé hace ya casi dos meses, y que por fin, tras varios problemas, he conseguido finalizar. Se trata de la remodelación de una imagen de María Magdalena realizada en 2004 y que ahora he tratado de dotar de mayor realismo, como ya hice con otras imágenes de bastante poca calidad.

La obra principal se ha basado en la sustitución de algunos elementos, como policromía y cabellera, así como la realización de una nueva estructura que dota a la imagen de más movilidad haciéndola más partícipe en la escena representada por el conjunto. También se llevó a cabo la renovación del sistema de articulación, sustituyendo al anterior, bastante débil.  Otros elementos, como Busto y manos, han sufrido una importante transformación, aprovechando en la medida de lo posible, todo aquello que la imagen poseía.

El resultado final no ha sido de mi completa satisfacción, aunque al menos, creo que ganó algo de realismo.

A %d blogueros les gusta esto: